Error
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory
  • JFolder::create: Could not create directory
Imprimir
PDF

El Tai Chi curativo

El maestro Chong Kuok es un maestro de Tai Chi Chuan y uno de los profesores titulares en Medicina Tradicional China del Hospital de Pekín. Ha estado practicando Tai Chi durante 40 años y las artes médicas incluso durante más tiempo.

Cuando decimos que el Tai Chi Chuan es capaz de curar las enfermedades no es correcto, ya que realmente es el cuerpo el que se cura a sí mismo y el Tai Chi es el que ayuda en esa curación. Todo el mundo tiene canales alrededor del cuerpo y a través de los mismos fluye el Qi o "la energía". Esto se asemeja al flujo de la sangre, ya que si este flujo es impedido de alguna manera, entonces enfermamos, ocurriendo lo mismo con el Qi, que si se paraliza, no fluye a los órganos internos para suministrar esa energía. Todos los órganos necesitan esa energía para sobrevivir y reparar los tejidos que han sido dañados por hábitos incorrectos o por ataques externos provocados por microorganismos. En un nivel físico, el Qi es capaz de curar o ayudar al propio sistema inmune para luchar contra las enfermedades. También si los canales a través de los cuales circula el Qi viaja, están dañados o su flujo de alguna forma está restringido, el Qi que tiene que llegar a los órganos internos también estará impedido.

Parte de las limitaciones del flujo a los canales proviene de la tensión, esta puede ser producida interior o externamente. Si es externa, tenemos tensión física, que es provocada por la continua tensión de los músculos cuando no necesitan estar en ese estado de rigidez. Por ejemplo: Cuando conducimos un vehículo de motor quizá apretamos el volante demasiado fuerte, porque estamos en un atasco, o cuando los músculos de los hombros se tensan debido a situaciones externas. No son los músculos realmente los que causan la tensión ya que en nuestros hombros hay muchos puntos importantes de acupuntura que se relacionan directamente con el intestino, el colón y la vesícula biliar. Si no comemos demasiado bien, entonces cualquier tensión aparecerá en estas áreas de los hombros; así que si podemos corregir nuestros hábitos que son los causantes de que el colon y la vesícula biliar enfermen, conseguiremos que la pequeña cantidad de tensión externa que suframos a lo largo del día no tenga el mismo efecto sobre nuestros hombros y cuello. La otra forma de tener tensión proviene del interior de nuestra mente por hábitos de pensamientos incorrectos.

¿Cuantas veces ha ocurrido que algo malo te ha pasado por la mañana y lo has mantenido en tu mente durante todo el día? Este es uno de los casos donde aparece tensión interna producida por tu propia mente.

A mis pacientes les digo que miren alrededor y vean lo que está pasando.

¿Estás bien ahora? ¿Eres feliz ahora? ¿Tienes suficiente comida ahora?

¿Está tu familia bien ahora? La respuesta es ¡Si! y si es sí, entonces estás bien y no te debes preocuparte por lo que pasó ésta mañana, por lo que te pasará a la noche, o al día siguiente. ¿Qué tiene que ver el Tai Chi con todo esto? El Tai Chi ayuda a nuestro cuerpo a curarse solo, de dos formas indirecta y directamente. La manera indirecta es tan importante como la directa, ya que como he dicho, los canales a través de los cuales el Qi puede fluir, deben estar limpios de cualquier bloqueo provocado por la tensión. Es el trabajo del Tai Chi ayudar a que todo el cuerpo se relaje, provocando la limpieza de los canales del Qi. La manera directa a través de la cual el Tai Chi ayuda a curar los órganos internos es actuar directamente sobre cada órgano y esto lo hace dirigiendo el flujo del Qi a los mismos, pero antes los canales deben estar libres, por lo tanto es muy importante practicar tu Tai Chi de manera correcta, antes de ser capaz de dirigir tu Qi a ciertos órganos para curarlos. El Qi no podrá fluir libremente si los canales no están abiertos o lo impiden. Personas relacionadas con la acupuntura inventaron el Tai Chi Chuan y ellos sabían que cada pequeño movimiento que el cuerpo hace, envía el Qi a ciertas áreas y para lograrlo el Qi debe fluir a través de ciertos canales asociados a todos los órganos internos y vísceras.

El Tai Chi fue inventado para que el flujo del Qi llegara a todos los órganos y meridianos, pero uno debe recordar que el Tai Chi tenía como objetivo primordial el arte marcial para defensa personal y los meridianos fueron usados para golpear y no para curar. No fue hasta que la gente empezó a darse cuenta de que el Tai Chi les hacía sentirse mejor, que los grandes médicos y acupuntores de la época empezaron a mirar al Tai Chi y a preguntarse, por qué ayudaba a sentirse mejor. Ahora tenemos una manera muy letal y eficaz de defensa personal utilizada también para curar el cuerpo, y sucesivas generaciones de maestros de Tai Chi han utilizado sus movimientos para aumentar el flujo de energía a los órganos. El Tai Chi es aún un arte marcial letal, pero también es un gran arte curativo. Es muy importante practicar una forma de Tai Chi correcta, pues de no ser así no serás capaz de conseguir que el flujo del Qi llegue a los órganos internos. Otro punto importante es que solo el Tai Chi Chuan envía el Qi a través de los canales en el orden correcto. A lo largo de un día el Qi fluirá a través de los 12 meridianos y por lo tanto es importante que intentemos en nuestra práctica diaria emular el flujo de energía tal y como es en su flujo diario, de no ser así, crearíamos tensión interna intentando enviar el Qi a través de los canales equivocados. Sería como intentar cambiar la dirección del agua de un río que fluye rápidamente, lo que nos supondría un gran gasto de energía innecesario. Esto es exactamente lo que la forma de Tai Chi intenta hacer, cada movimiento se ha puesto allí en orden, de manera que el Qi se redirigirá suavemente hacia cada canal y no volverá hacia atrás causando tensión interna, y haciendo lo opuesto de lo que pretendemos hacer.

Algunas personas han intentado acortar las formas clásicas de Tai Chi, y al hacer esto han creado un arte que fue conocido como grandioso en el aspecto curativo y debido a ello ahora no lo es. He visto algunas formas de Tai Chi Chuan aquí en China, en las que se ha omitido muchos de los importantes movimientos que se repiten, para intentar hacerlas más fáciles, pero al hacer eso las formas realmente han llegado a ser inútiles en el aspecto curativo. No debe importarnos cuando hacemos los movimientos de Tai Chi la forma externa, sino lo que interiormente el flujo del Qi está realizando en nuestros órganos.

 

Título original: Healing Taiji

 

Autor: Master Chong Kuok

 

 

El maestro Chong Kuok es un maestro de Tai Chi Chuan y uno de los profesores titulares en Medicina Tradicional China del Hospital de Pekín. Ha estado practicando Tai Chi durante 40 años y las artes médicas incluso durante más tiempo.

 

Cuando decimos que el Tai Chi Chuan es capaz de curar las enfermedades no es correcto, ya que realmente es el cuerpo el que se cura a sí mismo y el Tai Chi es el que ayuda en esa curación.  Todo el mundo tiene canales alrededor del cuerpo y  a través de los mismos  fluye el Qi  o “la energía”. Esto se asemeja al flujo de la sangre, ya que si este  flujo es  impedido de alguna manera, entonces enfermamos, ocurriendo lo mismo con el Qi, que si se paraliza, no fluye a los órganos internos para suministrar esa energía. Todos los órganos necesitan esa energía para sobrevivir y  reparar los tejidos que han sido dañados por hábitos incorrectos o por ataques externos provocados por microorganismos. En un nivel físico, el Qi es capaz de curar o ayudar al propio sistema inmune para luchar contra las enfermedades. También si los canales a través de los cuales circula el Qi viaja, están dañados o su flujo de alguna forma está restringido, el Qi que tiene que llegar a los órganos internos también esta impedido.

 

Parte de las limitaciones del flujo a los canales proviene de la tensión, esta puede  ser  producida  interior  o  externamente. Si  es  externa,  tenemos tensión física, que es provocada por la continua tensión de los músculos cuando no necesitan estar en ese estado de rigidez. Por ejemplo: Cuando conducimos un vehículo de motor quizá apretamos el volante demasiado fuerte,  porque  estamos  en  un  atasco,  o  cuando  los  músculos  de  los hombros se tensan debido a situaciones externas. No son los músculos realmente los que causan la tensión ya que en nuestros hombros hay muchos puntos importantes de acupuntura que se relacionan directamente con el intestino, el colón y la vesícula biliar. Si no comemos demasiado bien, entonces cualquier tensión aparece en estas áreas de los hombros; así que si podemos corregir nuestros hábitos que son los causantes de que el colon y la vesícula biliar enfermen, conseguiremos que la pequeña cantidad de tensión externa que suframos a lo largo del día no tenga el mismo efecto sobre nuestros hombros y cuello. La otra forma de tener tensión proviene del interior de nuestra mente por hábitos de pensamientos incorrectos.


¿Cuantas veces ha ocurrido que algo malo te ha pasado por la mañana y lo has mantenido en tu mente durante todo el día? Este es uno de los casos donde aparece tensión interna producida por tu propia mente.

 

A mis pacientes  les digo que miren alrededor y vean lo que está pasando.

¿Estás bien ahora?   ¿Eres feliz ahora?   ¿Tienes suficiente comida ahora?

¿Está tu familia bien ahora?  La respuesta es ¡Si! y si es sí, entonces estás bien y no te debes preocuparte por lo que pasó ésta mañana, por lo que te pasará a la noche, o al día siguiente. ¿Qué tiene que ver el Tai Chi con todo esto? El Tai Chi ayuda a nuestro cuerpo a curarse solo, de dos formas indirecta y directamente. La manera indirecta es tan importante como la directa, ya que como he dicho, los canales a través de los cuales el Qi puede fluir, deben estar limpios de cualquier bloqueo provocado por la tensión. Es el trabajo del Tai Chi ayudar a que todo el cuerpo se relaje, provocando la limpieza de los canales del Qi. La manera directa a través de la cual el Tai Chi ayuda a curar los órganos internos es actuar directamente sobre  cada órgano y esto lo hace dirigiendo el flujo del Qi a los mismos, pero antes los canales deben estar libres, por lo tanto es muy importante practicar tu Tai Chi de manera correcta, antes de ser capaz de dirigir tu Qi a ciertos órganos para curarlos. El Qi no podrá fluir libremente si los canales no están abiertos o lo impiden. Personas relacionadas con la acupuntura inventaron el Tai Chi Chuan y ellos sabían que cada pequeño movimiento que el cuerpo hace, envía el Qi a ciertas áreas y para lograrlo el Qi debe fluir a través de ciertos canales asociados a todos los órganos internos y vísceras.

 

El Tai Chi fue inventado para que el flujo del Qi llegara a todos los órganos y meridianos, pero uno debe recordar que el Tai Chi tenía como objetivo primordial el arte marcial para defensa personal y los meridianos fueron usados para golpear y no para curar. No fue hasta que la gente empezó a darse cuenta de que el Tai Chi les hacía sentirse mejor, que los grandes médicos y acupuntores de la época empezaron a mirar al Tai Chi y a preguntarse, por qué ayudaba a sentirse mejor. Ahora tenemos una manera muy letal y eficaz de defensa personal utilizada también para curar el cuerpo, y sucesivas generaciones de maestros de Tai Chi han utilizado sus movimientos para aumentar el flujo de energía a los órganos. El Tai Chi es aún un arte marcial letal, pero también es un gran arte curativo. Es muy importante practicar una forma de Tai Chi correcta, pues de no ser así no serás capaz de conseguir que el flujo del Qi llegue a los órganos internos. Otro punto importante es que solo el Tai Chi Chuan envía el Qi a través de los canales en el orden correcto. A lo largo de un día el Qi fluirá a través de los 12 meridianos y por lo tanto es importante que intentemos en nuestra práctica diaria emular el flujo de energía tal y como es en su flujo diario, de no ser así, crearíamos tensión interna  intentando enviar el Qi a través de los canales equivocados.  Sería como intentar cambiar la dirección del agua de un río que fluye rápidamente, lo que nos supondría un gran gasto de energía innecesario. Esto es exactamente lo que la forma de Tai Chi intenta hacer, cada movimiento se ha puesto allí en orden,  de manera que el Qi se redirigirá suavemente hacia cada canal y no volverá hacia atrás causando tensión interna, y haciendo lo opuesto de lo que pretendemos hacer.


Algunas personas han intentado acortar las formas clásicas de Tai Chi,  y al hacer esto han creado un arte que fue conocido como grandioso en el aspecto curativo y debido a ello ahora no lo es. He visto algunas formas de Tai Chi Chuan aquí en China, en las que se ha omitido muchos de los importantes movimientos que se repiten, para intentar hacerlas más fáciles, pero al hacer eso las formas realmente han llegado a ser inútiles en el aspecto curativo. No debe importarnos cuando hacemos los movimientos de Tai Chi la forma externa, sino lo que interiormente  el flujo del Qi está realizando en nuestros órganos.

 

El Tai Chi curativo

Volver

Esta web utiliza Cookies para mejorar la expriencia del usuario. Para más informacion visita nuestra politica de cookies. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information